Autoescuelas en crisis: 4 secretos a voces para sobrevivir al siglo XXI

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

La pasada semana la Autoescuela Europa cerró sus puertas en Tarragona ante el asombro de los vecinos, supuestamente a causa de una deuda con Hacienda que ascendería a 800 mil euros. No es un caso aislado. Numerosos centros formativos desaparecieron en 2015, y otros muchos van camino de la extinción. Las autoescuelas en crisis son una realidad, pero afortunadamente la suya no es una enfermedad incurable. Todos sabemos que la fórmula para sobrevivir al siglo XXI pasa por abrazar las energías renovables, sacar partido a las últimas tecnologías y dar una vuelta de tuerca a la imagen tradicional de este negocio, entre otros secretos a voces que te animamos a descubrir de una vez por todas.

autoescuelas-en-crisis-5-secretos-a-voces-para-sobrevivir-al-siglo-XXI

Pocos sectores se encuentran tan malheridos como el de las autoescuelas. La digitalización ha supuesto un antes y un después en este negocio, que continúa a caballo entre el siglo XX y la Era de la Información. Renunciar a actualizarse y modernizar sus servicios ha sido uno de los errores que lo han condenado al fracaso. No obstante, la solución al problema está al alcance de todos. Como te mostraremos a continuación, no es necesario inventar ninguna panacea universal ni tampoco hacer desembolsos astronómicos para desmarcarse de la competencia y superar la recesión económica:

Revoluciona tu imagen y diferénciate. ¿Recuerdas cuál fue tu experiencia al sacarte el carnet? No es difícil imaginarlo: nervios, inseguridades y un nudo permanente en la garganta. Para los alumnos, no hay nada más bochornoso y pesadillesco que afrontar las clases y exámenes de educación vial. Pero ¿y si fueran una aventura positiva, amena y sugerente? La autoescuela Hoy Voy se ha convertido en uno de los grandes casos de éxito gracias a este cambio de mentalidad, que en la práctica se traduce a una decoración más colorida, docentes felices y pequeños detalles que entusiasman al público, como la posibilidad de conducir Mini Coopers o la presencia de asientos reales en sus aulas. Si piensas que estas innovaciones han disparado su precio, debes saber que continúan siendo uno de los centros más asequibles de Barcelona. Y es que para innovar no es necesario invertir una fortuna.

Aprovecha las nuevas tecnologías. La realidad virtual, los automóviles sin conductor o el uso de dispositivos inteligentes son algunas de las aplicaciones útiles de la tecnología que prometen marcar la diferencia en un futuro cercano. Incluso algo tan simple como incorporar una bitácora al espacio web abriría un escaparate capaz de estrechar la comunicación entre los consumidores y los gerentes. Hacer oídos sordos a esta realidad es una de las actitudes que están enfermando al mercado de la educación vial.

Sacar partido al Big Data. «Si vendes paraguas, conocer el pronóstico del tiempo es fundamental», ha observado un analista para la BBC. La recopilación masiva de información y su aplicación a un mercado determinado (Big Data) está siendo utilizado con éxito en la automoción, en la regulación del tráfico y en prácticamente todos los sectores. Si bien es cierto que, en pequeños negocios, la cartera de datos se reduce drásticamente, esto no representa ningún obstáculo. Un centro de formación vial, por ejemplo, podría adelantarse a la competencia, predecir los movimientos del mercado y adelantarse a las exigencias de su público. Lamentablemente, y como se deduce del punto anterior, los equipamientos de la mayoría de las autoescuelas están muy lejos de lo que cabría esperar. Así pues, actualizar los métodos de gestión con apps como AutoescuelaPro es un primer paso vital para alcanzar el éxito.

No te quedes atrás con las energías renovables. Los eco-combustibles se posicionan, a todas luces, como el futuro de la automoción. De hecho, numerosas autoescuelas están incorporando coches eléctricos como el Renault ZOE a sus centros, y unas pocas se muestran más ambiciosas aún al apostar por el gas natural. La dinámica está clara; darle la espalda y encasillarse en la propulsión diesel e híbrida no es la solución, dado que podría apartarnos de una jugosa oferta de clientes en menos de una década.

Paralelamente no quisiéramos olvidar el papel que desempeñan los docentes, unos profesionales tristemente menospreciados, que podrían marcar la diferencia con estas sencillas claves. En cualquier caso, estos secretos a voces aparecen como el único salvavidas capaz de rescatar este mercado tan golpeado por la crisis. ¡Anímate! ¿Qué te ha parecido esta información? ¡Compártelo con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


4 + cinco =