Conducir en primavera: 5 síntomas de alergia al volante que no debes subestimar

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Una vez más la primavera trae consigo los temidos granos de polen, responsables insospechados de un 2% de accidentes mortales en carretera que se registran al año en nuestro país. De acuerdo a la SEIAC (Sociedad Española de Inmunología Clínica), más de un 30% de nuestra población sufre algún tipo de alergia, esto es, un 15% de los conductores. Las irritaciones en los ojos, la congestión nasal o picazón en la garganta son algunos de los síntomas de alergia al volante, que deberías aprender a reconocer por tu seguridad vial.

conducir-en-primavera-5-síntomas-de-alergia-al-volante-que-no-debes-subestimar

Para un porcentaje significativo de nuestra población, los bellísimos paisajes primaverales esconden una pesadilla de tres meses. Durante este lapso, su exposición a la siniestralidad vial serán mayor, a no ser que identifiquen a la menor brevedad estos síntomas de alergia:

Irritación en los ojos. La picazón y el lagrimeo de los ojos se hace especialmente incómodo cuando se depende de ellos para desplazarse en coche. Frotárselos, lejos de ser una solución, contribuye a agravar su irritación. Mucho más recomendable sería enjugárselos siempre que lo necesitemos o utilizar gotas antihistamínicas u otros fármaco que alivie estas molestias.

Congestión y secreción nasal. Con toda seguridad, el síntoma más evidente, molesto y peligroso, dado que estornudar a velocidades de 80km/h obliga a cerrar los ojos durante unos 25 metros, cruciales para evitar situaciones de conflicto en carretera.

Picores en la garganta. Esta sensación de picor es habitual en entornos con alta concentración de alérgenos, y puede desembocar en ataques prolongados de tos, que reducirían considerablemente nuestra capacidad de atención. Hidratarse cada cierto tiempo puede amortiguar el problema.

Obstrucción respiratoria. Como consecuencia de la inflamación de la garganta, la capacidad respiratoria se reduce drásticamente. Es habitual, en estos casos, producir un sonido sibilante al aspirar y espirar. Además si la afección se vuelve crónica, puede degenerar en asma.

Trastornos digestivos. Aunque pueda sorprender, las alergias pueden interrumpir los procesos digestivos, especialmente si se toman medicamentos antihistamínicos. Éstos disparan la secreción de ácidos estomacales, favoreciendo la aparición de diarreas, vómitos y otros trastornos.

¿Es posible combatir los síntomas de alergia al volante?

Evidentemente la forma más elemental de protegernos de los alérgenos es limitar el tiempo de exposición. Por ejemplo, manteniendo las ventanillas cerradas, para así evitar que las partículas accedan a la cabina, o utilizando unas gafas de sol, accesorio imprescindible durante el periodo vacacional, como señalamos en este post. También es importante limpiar cada cierto tiempo el filtro antipolen (HEPA), preferiblemente cada 30 mil kilómetros. Por otra parte, las máscaras y mascarillas antipolen y antipolvo te ayudarán a reducir drásticamente estos síntomas.

Asimismo, debes saber que las concentraciones de polen no son constantes. Las mismas se disparan entre las cinco y las diez de la mañana y unas horas antes del anochecer. Así pues, te recomendamos permanecer en casa o en la oficina durante estas horas, así como evitar los parques, zonas ajardinadas y tramos boscosos al volante.

Finalmente, si piensas tomar antihistamínicos estos meses, es conveniente empezar 2-3 días antes de conducir, para así habituarnos a sus efectos, ya que estos tratamientos incrementan la somnolencia y reducen drásticamente nuestra capacidad de atención, por lo que revisa a fondo el prospecto y tómalos con moderación si planeas una escapada de fin de semana. ¡Anímate! ¿Qué te han parecido estos consejos?, ¿podrías añadir alguno más de tu propia cosecha? ¡Compártelo con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


ocho − = 7