Diabetes al volante: 4 claves para una conducción más segura

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Más de 420 millones de personas sufren diabetes en todo el mundo, según los últimos sondeos de la OMS, una cifra descorazonadora, entre la que se encuentra un porcentaje significativo de la población conductora. Son muchas las restricciones que excluyen a los enfermos de diabetes de actividades cotidianas, pero conducir es una de ellas. Descansar periódicamente, utilizar un calzado poco apretado y llevar una buena provisión de dulces son algunas de las buenas prácticas que te ayudarán a sobrellevar la diabetes al volante.

diabetes-al-volante-conduccion-segura

Los diabéticos (que constituyen más del 13% de la población española, según la Fundación para la Diabetes) pueden conducir con perfecta normalidad, pero precisan un carnet y una póliza de seguros específicos, dado que esta enfermedad conlleva un mayor riesgo de accidente. Sin embargo, no supone ninguna incapacidad al volante, como veremos a continuación.

Claves para vencer la diabetes al volante

Realiza controles de glucemia

Antes y después del viaje, es importante revisar los niveles de glucosa en sangre, desechando la idea de conducir si estos fueran demasiado bajos. Con el fin de evitar este último escenario, recomendamos establecer una sólida rutina y respetar a pie juntillas los horarios de sueño, medicación, comidas, etc.

Lleva siempre dulces en la guantera

Sabemos que este consejo se presta al chiste fácil, pero para los diabéticos es una ley de vida, especialmente si se padece Diabetes Mellitus del tipo II. En estos casos la insulina debe utilizarse diariamente, y la hipoglucemia (efecto secundario de este tratamiento) constituye una amenaza constante. Si experimentas síntomas como el hormigueo, adormecimiento o visión doble, estaciona tu vehículo de inmediato y restablece los niveles de glucosa en sangre con ayuda de ‘snacks’ y alimentos ricos en azúcar. El precio de no hacerlo es desmayarse al volante y sufrir algo más que un contratiempo.

Descansos breves

Con independencia de experimentar o no los síntomas de la hipoglucemia, es conveniente tomarse descansos breves cada 2 horas de marcha, sobre todo en trayectos largos. Durante estas pausas aprovecharemos para comprobar el nivel de glucemia, ingerir carbohidratos e hidratarse debidamente antes de ponerse de nuevo en camino. No debemos subestimar la deshidratación, pues es uno de los factores causantes de accidentes, como recordamos en este post.

Precaución con el pie diabético

Hablamos de una de las complicaciones más graves de esta enfermedad, si bien tampoco supone un impedimento para desplazarse en coche. Los diabéticos deben extremar la precaución con su calzado, no pudiendo ser este del tipo sandalia ni estar demasiado apretado. Asimismo evitaremos conectar la calefacción hacia los pies y llevaremos a cabo unos hábitos de higiene minuciosos, pues el más mínimo corte puede conllevar una serie de complicaciones que terminen en la amputación.

Adicionalmente, recomendamos viajar en compañía de familiares o amigos que conozcan nuestra dolencia, así como realizar controles visuales y motrices todos los años. Ser diabético, en definitiva, no supone ningún obstáculo insalvable para disfrutar del placer de la conducción, pero sí conlleva una responsabilidad y compromiso mayores con la propia seguridad y la de los que te rodean. ¡Anímate! ¿Qué te han parecido nuestros consejos sobre la diabetes al volante?, ¿podrías añadir alguno más? ¡Compártelo con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


− 3 = seis