8 consejos para conducir bajo la lluvia de forma segura

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

En los próximos meses millones de conductores se verán obligados a circular en condiciones de mojado, con la mayor peligrosidad que ello conlleva. Pero ¿necesariamente conducir bajo la lluvia es más inseguro? Aunque las estadísticas digan lo contrario, circular en estas condiciones no tiene por qué hacer a los conductores más susceptibles de sufrir percances, siempre y cuando adapten su estilo de conducción y sigan una serie de buenas prácticas, que te invitamos a descubrir a continuación.

consejos-para-conducir-bajo-la-lluvia

¿Lluvia y siniestralidad van de la mano? Desafortunadamente parece que sí, o por lo menos eso indican las estadísticas. De acuerdo a un informe del Centro de Estudios Ponle Freno AXA, la lluvia incrementa la media diaria de accidentes en un 7,4%, debido a la falta de adherencia, la menor visibilidad y otras amenazas.

¿Conducir bajo la lluvia es peligroso? 8 tips para aumentar tu seguridad

Haz una revisión extraordinaria al vehículo

Antes de iniciar ruta, debes asegurarte de que todo esté en orden en la parte técnica y mecánica de tu vehículo, pues el clima lluvioso tiende a acentuar cualquier tipo de negligencia en este sentido. Examinar el alumbrado trasero y delantero, los limpiaparabrisas, la banda de rodadura, etc. Los detalles marcan la diferencia. Si no quieres estar en manos de la Ley de Murphy y lo que pueda suceder, ser previsor y anticiparte a las posibles eventualidades es el camino correcto.

Disminuye la velocidad

Aunque pueda parecer un consejo de Perogrullo, reducir el ritmo es una forma sencilla de aumentar tu seguridad al volante en asfalto mojado. No solo debes cumplir con el límite de velocidad establecido, sino que además circular con mayor lentitud cuando el clima sea húmedo te permitirá reducir el riesgo en caso de sufrir ‘aquaplaning’ u otro incidente. El tiempo de reacción, además, es mucho más lento cuando está lloviendo, de manera que levantar el pedal es una manera de contrarrestar este efecto.

Amplía y respeta la distancia de seguridad

Otra de las claves para conducir bajo la lluvia es mantener una mayor distancia entre tu automóvil y el siguiente, debido a la menor adherencia y a la consecuencia reducción en los tiempos de reacción. Y es que detenernos es más difícil en suelo mojado. Sin embargo, la menor fluidez del tráfico que se produce durante los días lluvioso suele fomentar la situación opuesta, con vehículo circulando demasiado juntos, a veces sin respetar la distancia mínima de seguridad. Vale la pena mencionar que conducir de forma imprudente en condiciones de lluvia es uno de los errores más comunes entre los conductores noveles.

Evita frenadas fuertes

Del punto anterior se deduce que el comportamiento del coche durante la frenada es diferente en condiciones de lluvia. En los semáforos y stops, es aconsejable reducir la velocidad quitando el pie del acelerador antes de lo normal y accionando el freno con mayor suavidad, pues un frenazo violento haría que el coche se deslizara o se descontrolara, convirtiéndose en un peligro para los peatones y el resto de conductores.

Cuidado con los sistemas de calefacción

La lluvia hace que los niveles de humedad aumenten dentro de la cabina, lo que significa que los cristales podrían empañarse como consecuencia de la condensación. La mayoría de los sistemas de calefacción incluyen una función que permite reducir este fenómeno, altamente peligroso, debido a que dificulta la visión a través de las ventanas y el parabrisas. En caso extremos, puede ser necesario estacionar el vehículo para limpiar las ventanas y recuperar la visión.

Sortea las zonas con agua estancada

¿Sabías que 15 centímetros de agua pueden causar la pérdida de control del vehículo? Circular sobre charcos y aguas estancadas es peligroso, ya que puede provocar que el vehículo se deslice sobre la superficie de la carretera o directamente pierda toda la adherencia (aquaplaning). En consecuencia, evitar las zonas del asfalto donde el agua se ha acumulado, siempre de forma segura, es una forma excelente de conservar la adherencia y evitar el temido aquaplaning.

Neumáticos adecuados con la presión adecuada

Aunque no es necesario instalar neumáticos específicos para la lluvia, sí es importante montar compuestos diseñados para un amplio abanico de situaciones, incluyendo la lluvia extrema. Ni qué decir tiene que la presión de los mismos ejerce una influencia notable en la manejabilidad, ya que una menor presión permitirá que la banda de rodadura se ensanche, proporcionando así una adherencia superior.

Adelantamientos, los justos

Rebasar a otros vehículos en condiciones de lluvia, especialmente cuando de camiones y autobuses se trata, puede ser peligroso, debido a la ráfaga de rocío que levantan a su paso y a la baja visibilidad. En caso de lluvia extrema, debe seguir las rodaduras del vehículo que está delante, lo que te permitirá disfrutar de una mayor adherencia. Asimismo, debes recordar que el asfalto se cubre de lubricantes cuando está seco, pero en lluvia estos aceites llegan a la superficie, haciéndolos especialmente grasientos y resbaladizos.

En vista de lo anterior, conducir bajo la lluvia no debería conllevar una mayor peligrosidad, siempre y cuando sigas estas recomendaciones, útiles para normalizar tus desplazamientos sobre mojado. ¡Anímate! ¿Qué opinas sobre estos consejos? ¡Compártelo con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


cinco + 5 =