6 errores de conductores noveles que debes evitar

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Después de superar el examen escrito y la prueba práctica para obtener el ansiado carnet, los noveles aún están muy lejos de ser un conductor experimentado, pues es necesario adquirir experiencia al volante, lo que requiere grandes dosis de paciencia, horas de práctica y tiempo. En el momento de afrontar la conducción real, se inicia un periodo de adaptación, donde los errores son moneda corriente y los aciertos brillan por su ausencia.

errores-de-conductores-noveles-hombre-sobre-volante

Para ayudarte a superar esta fase de “conductor novato” lo mas rápido posible y adquirir cada vez más seguridad al volante, te recomendamos tomar nota de los siguientes errores de conductores noveles, que por supuesto debes evitar.

¿Cuáles son los grandes errores de los conductores noveles?

Mala elección del vehículo nuevo

El primer coche de muchos conductores noveles suele ser el prestado por parte del padre, la madre o algún otro familiar. Otra opción muy común es la de comprar un coche viejo de segunda mano con el que curtirse al volante y al que poder “maltratar” sin peligro.

Sin embargo, comprar un coche nuevo y ponerlo en las manos de un conductor novel no es en principio una buena idea. Y no sólo porque con toda seguridad vamos a acabar con una abolladura o un rayón después de alguna torpe maniobra típica de conductor inexperto, sino porque con el permiso de conducir recién sacado a veces nos dejamos llevar por la ilusión y acabamos comprando un coche nuevo: no el que más nos conviene, sino el que nos seduce estéticamente, sin prestar de este modo la debida atención a otros aspectos como la seguridad, la garantía o la eficiencia.

Desconocer las características del vehículo

Acostumbrado al coche con el que se realizan las prácticas, es bastante frecuente que el conductor principiante se encuentre un poco perdido ante el cuadro de mandos de su coche en la vida real, sobre todo si es la primera vez.

Lógicamente es fundamental que cualquier conductor sepa qué significa cada uno de los indicadores luminosos: aceite, problema de motor, freno de mano accionado, etc. Del mismo modo, entre los errores de conductores noveles está el de no tener claras las dimensiones del vehículo que manejan. Eso resulta especialmente problemático a la hora de aparcar en lugares estrechos y puede ser la causa de algún que otro golpe o rayón en la pintura de la carrocería.

Conducir de forma imprudente en condiciones de lluvia

Durante el periodo de aprendizaje se hace especial hincapié en los temas de seguridad. Uno de ellos es el riesgo de conducir en condiciones de lluvia y el temido aquaplanning, fenómeno que se da cuando los neumáticos pierden su capacidad de evacuar el agua y pierden contacto con el asfalto, con lo cual el conductor pierde el control del coche.

errores-de-conductores-noveles

Los conductores novatos, especialmente esos que piensan que a pesar de llevarla “L” en el parabrisas creen que ya lo saben todo, tienden a infravalorar el peligro que supone rodar sobre una calzada húmeda, lo cual puede ser causa de accidentes y de situaciones desagradables.

No mantener las distancias adecuadas

Un clásico entre los errores de conductores noveles. El concepto de “distancia de seguridad” no parece estar muy claro entre los que estrenan con orgullo su carnet de conducir. Por desgracia, casi todo el mundo acaba aprendiendo la lección después de llevarse algún susto.

Mantener la distancia adecuada con el coche que nos precede es siempre importante, pero si circulamos por carretera o autopista a ciertas velocidades se convierte en una cuestión vital, ya que un frenazo imprevisto puede resultar fatal. Especialmente importante es respetar las distancias con los ciclistas en carretera.

Olvidarse del mantenimiento del vehículo

Aunque no es un error exclusivo de los conductores novatos (hay mucha gente conduciendo por ahí desde hace muchos años que también cae en él), es bastante habitual que los noveles se olviden de que, para funcionar, un coche necesita un mantenimiento mínimo: cambios de aceite, desgaste de los neumáticos… Existen incluso casos extremos de gente que se olvida de repostar.

Y es que es bueno recordar que, si bien un coche es una máquina maravillosa, no funciona por arte de magia. Si queremos que nos dure muchos años y su rendimiento sea óptimo, hay que cuidarlo.

Exceso o falta de confianza

Como siempre, la virtud se halla en un punto indeterminado entre la escasez y el exceso. El mundo de la conducción no es una excepción. El exceso de confianza o bien la inseguridad extrema al volante se cuentan entre los más frecuentes errores de conductores noveles.

Un conductor con exceso de confianza caerá inevitablemente en distracciones y comportamientos de riesgo. Hablar por el móvil, no prestar atención al tráfico o pisar demasiado el acelerador son conductas que pueden derivar en accidentes.

Por otra parte, también un exceso de precaución puede ser mala, si dicho exceso llega a bloquear psicológicamente al conductor. Es el caso de los conductores miedosos, que conducen en un estado de nervios permanente, no fluyen con el tráfico, frenan continuamente y permanecen instalados en la duda. ¡Anímate! ¿Qué opinas de estos consejos? ¡Comparte tus opiniones con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


8 + cuatro =