Lo que siempre quisiste saber sobre el curso intensivo de autoescuela

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

¿Es posible sacarse el carnet de conducir en menos de dos semanas? Desde que comenzara el auge de la formación ‘express’ en las autoescuelas, miles de alumnos han obtenido su matrícula a través de esta metodología, donde el ahorro de costes y el elevado rendimiento de sus clases esconden una cara poco amigable que no todos conocen. A continuación te desvelaremos todas las claves que siempre quisiste conocer sobre esta modalidad formativa, que este 2017 promete seguir batiendo récords.

curso-intensivo-de-autoescuela

«Tu teórico en 8 días», «sácate el carnet en 10 días» o «consigue tu aprobado 10 días» son los reclamos publicitarios que pueden leerse en algunas de las autoescuelas del país. La crisis económica ha impulsado métodos que permiten agilizar notablemente la obtención de la L, con precios y periodos formativos que habrían sido impensables una década atrás. Centros punteros como Nayer, Lara, Chaparral, Juncar o Gala (que el pasado año sorprendió con el primer coche de autoescuela de gas natural) han sacado partido a este servicio, desoyendo las críticas del sector más tradicional. Incluso han surgido centros, como el barcelonés Freedom, que han convertido la enseñanza relámpago en su punta de lanza comercial.

Son muchas las causas que explican el ‘boom’ de los cursos intensivos, una versión acelerada de la formación vial convencional. Desde la crisis demográfica hasta el descenso del poder adquisitivo de la población, sin mencionar la sobrepoblación de autoescuelas (con más de 8 mil centros repartidos en el territorio español). Por otra parte, la aparición de test de conducir a distancia también ha ejercido su influencia, en mayor o menor medida.

Pros y contras de los cursos intensivos de autoescuela

Para miles de jóvenes, superar las pruebas práctica y teórica en el menor tiempo posible es una de las demandas más repetidas de los últimos años, que han encontrado el eco de los cursos intensivos de autoescuela. Ahora bien, si damos oídos a sus detractores, podemos entrever algunos «peros» evidentes. A continuación, hacemos un repaso a los pros y los contras de esta forma de enseñanza:

Aprendizaje relámpago. Una de las ventajas más evidentes de los cursos intensivos es la rapidez de su metodología, orientada a impartir los contenidos justos y necesarios para la consecución del carnet. ¿Es posible prepararse, por ejemplo, el teórico en tan corto espacio de tiempo? Desde luego que sí. Determinados centros llegaron a matricular a más 500 alumnos en 2015.

Mayor brevedad y economía. El punto anterior tiene como principal consecuencia un menor número de horas lectivas necesarias para el aprendizaje de las lecciones. Para la autoescuela, además, la economía de recursos también es notable (pensemos en el ahorro en gasolina al reducir las clases prácticas de 12 a 5). Por lo tanto, pueden ofrecer precios muy apetecibles para el público joven.

curso-intensivo-de-autoescuela-ventajas-y-desventajas

Pero hacer un curso intensivo no es un camino de rosas. Algunos aspectos negativos, como las limitaciones en las clases o el estrés generado por el alto rendimiento que exige esta modalidad, son factores disuasorios para muchos aspirantes:

Clases restrictivas. El número de clases contratadas en los cursos intensivos y en los convencionales ofrece un verdadero contraste. Como explica la cooperativa Cofepa a La Voz de Galicia, en las autoescuelas tradicionales «el contrato que firma el aspirante a obtener el carné de conducir tiene vigencia por un año» y en ocasiones «las clases de teórica son ilimitadas», mientras que la formación ‘express’ restringe tanto las horas de práctica como de teoría.

Formación menos eficiente. Su brevedad también juega en contra de la formación obtenida, menos sólida y eficiente que las de los centros tradicionales. Asimismo, un periodo formativo más prolongada en el tiempo ofrece mayores garantías a la hora de examinarse. Como señalan sus críticos, el precio de hacer cursos intensivos puede salirnos más caro de lo esperado si suspendemos y nos vemos obligados a rematricularnos.

Mayor estrés. A diferencia de los cursos estándar, los intensivos hacen honor a su nombre porque, en efecto, exigen a los alumnos un mayor rendimiento y desempeño dentro y fuera de las clases. Como probablemente sepas, superar los nervios en el examen es uno de los grandes desafíos de los aspirantes al carnet, por lo que concederles un plazo tan escaso (5 días, en algunos casos) no es lo más recomendable.

Así las cosas, la versión ‘express’ de los cursos de autoescuela ofrece unas ventajas y desventajas a tener en cuenta. Si recientemente señalábamos que sólo 3 de cada 10 conductores aprobarían hoy el carnet, ¿cuál sería el balance con estos cursos intensivos?, ¿dirías que mejoraría o empeoraría? ¡Compártelo con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


− 7 = uno