Cómo conducir un coche manual: 5 consejos útiles para noveles

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

El cambio manual es tan longevo como la propia industria automovilística. Y es que la primera caja de cambios no surgió hasta 1889, Fred Lanchester introdujo una transmisión prototípica con ‘engranajes epicíclicos’. Prueba de su importancia fue su incorporación al Model T de Henry Ford. La siguiente ‘zancada’ en la evolución de las cajas de cambio sería el Hydromatic Automatic, un caja con acoplamiento hidráulico desarrollada en 1940 por la extinta Oldsmobile.

como conducir un coche manual

La transmisión manual continúa siendo la caja de cambios más extendida en las carreteras españolas. Sin embargo, son muchos los errores que cometen nuestros conductores al utilizarla.

El perfeccionamiento de las cajas de cambio continuó en la segunda mitad del siglo XX, siendo en la actualidad un elemento imprescindible para la conducción (exceptuando los modelos con cambio automático, que han logrado simplificarlo). ¿Te preguntas cómo conducir un coche de cambio manual?

Así debe conducirse un coche de cambio manual

Primeramente, responderemos a la cuestión de cómo arrancar un coche manual. Después de dejar la palanca de cambio en punto muerto y poner el pie derecho en el pedal del freno, procederás a accionar el arranque del motor; tras pisar el embrague con el pie izquierdo, entrarás la primera marcha manteniendo el pie en el freno; luego liberarás el freno de mano y seguidamente el pedal del freno, soltando a su vez el pedal del embrague a medida que el vehículo gane velocidad.

La siguiente lección relacionada con la conducción de un coche de cambio manual guarda relación con el pedal del acelerador. Debe presionarse con suavidad y lentitud, de manera progresiva, evitando siempre los acelerones: golpes bruscos al pedal del acelerador. Este error, sobre todo a bajas revoluciones, tiene un impacto negativo sobre la ‘salud’ del motor y de sus componentes ―el precio promedio de una caja de cambios es de 1.488 euros, según el portal Tallerator.

En consecuencia, es indispensable evitar acelerones en la primera marcha, pero ¿qué hay de la segunda? Pasar de primera a segunda marcha requiere el siguiente proceso: tras alcanzar unas 3.000 revoluciones por minuto en el motor (en algunos modelos será de 2.500 aprox.), retira el pie del acelerador y acciona el embrague con el pie izquierdo, procediendo a introducir la segunda marcha; después retiramos el pie del pedal del embrague suavemente.

Precauciones y eventualidades al conducir un coche de cambio manual

El uso del cambio manual debe modificarse ligeramente en determinadas situaciones. Un buen ejemplo son las carreteras y vías con pendientes pronunciadas. En estos tramos, es recomendable prescindir del pedal del embrague, dado que en el caso de utilizarlo, corremos un mayor riesgo de incurrir en el llamado ‘medio embrague’, un punto de fricción que castiga las piezas de la caja de cambios por efecto del rozamiento.

En estas eventualidades, es preferible hacer uso del asistente en pendiente; en su ausencia, efectuaremos el cambio entre el pedal del freno y el del acelerador.

Otro error bastante común entre los conductores noveles al usar el cambio manual es dejar una marcha introducida en los semáforos. El embrague es una pieza delicada, y la mejor forma de cuidarla es regresar la palanca al punto muerto en inmovilizaciones: semáforos, estacionamientos temporales, etc.

como conducir un coche de cambio manual

Los profesores de autoescuela insisten en la necesidad de corregir manías como circular con la mano en la palanca de cambios, un hábito que reduce de forma severa la vida útil de la caja de cambios.

Entre las claves para saber cómo conducir un coche de cambio manual se encuentra, además, la eficiencia. ¿Cómo desarrollar una conducción eficiente (es decir, segura, cómoda y capaz de proporcionar una larga vida útil al vehículo y sus componentes)? En relación a la caja de cambios, debes circular con la marcha más larga posible. De esta forma, reducirás el consumo de combustible y limitarás el rozamiento de piezas en la caja de cambios, al evitar estar cambiando constantemente de marcha.

Por último y no menos importante, es aconsejable circular con ambas manos en el volante, pues existe la manía de hacerlo con la mano derecha en la palanca de cambios. ¿Por qué es tan perniciosa para la caja de cambios? Porque produce, a la larga, un mayor desgaste y holgura en sus piezas y mecanismos internos.

Recientemente profundizamos en las claves para conducir con nieve en coche automático sobre nieve, pero lo cierto es que el cambio manual lleva la voz cantante en las carreteras españolas y europeas. No obstante, esto podría cambiar en un futuro inmediato. De acuerdo a un estudio publicado en Los Angeles Times, los coches manuales comercializados en Estados Unidos sólo alcanzan el 3% de las ventas totales, un porcentaje mínimo que aún se aleja mucho de las cifras cosechadas en Europa y otros continentes.

Sea cual sea el futuro de la caja de cambios, desde AutoescuelaPro confiamos en que estos consejos te ayuden a perfeccionar tus habilidades al volante y a desarrollar una conducción más segura y eficaz. ¡Ahora es tu turno! ¿Qué opinas de estas recomendaciones?, ¿añadirías alguna más? ¡Compártelo con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


7 − = cuatro