Se agrava la crisis en las autoescuelas por la falta de examinadores

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Retrasos en las pruebas, agresiones por parte del alumnado y una preocupante escasez de examinadores dan forma al panorama actual de buena parte de las autoescuela del territorio nacional. Una realidad grotesca que reconoce en Barcelona, Murcia, Zaragoza o Madrid, entre otros municipios, puntos de especial intensidad, donde la jubilación anticipada de sus funcionarios es el pan de cada día. Hablamos de una crisis en toda regla, para la que la administración ofrece pocas soluciones.

se-agrava-la-crisis-en-las-autoescuelas-por-la-falta-de-examinadores

En los últimos años el colectivo de examinadores ha sufrido una caída en picado de 900 a 742 integrantes. Sólo en Barcelona vienen denunciando el cese con antelación de hasta 20 examinadores al año, por distintos factores conectados a la situación económica. En consecuencia, no es extraño que los ingresos (entre clases prácticas, matriculaciones, etc.) hayan bajado un 40%, nada menos. Desde la Federación de Autoescuelas de Barcelona, María Olivar subraya que se necesitan entre 20 y 25 profesionales, un dato revelador que encuentra su réplica en otras provincias.

El pasado año saltaron las alarmas en la provincia de Zaragoza, cuando más de 2.000 alumnos no pudieron presentarse al examen, a falta de funcionarios que les evaluaran. Nuevamente, el desequilibrio entre demanda y oferta se hace evidente y ocasiona molestos retrasos para el alumnado, que debe examinarse hasta 40 días después de la fecha propuesta.

En la Comunidad de Madrid la ambiente no es mucho mejor. Desde principios de 2015 se resienten de listas de espera de más de 20 mil postulantes, efecto colateral de las 30 plazas que continúan sin cubrir. La DGT sólo ofrece 16 examinadores, cuando “necesitaríamos 500 plazas de examinadores para todo el país”, como señala el presidente de CNAE (Confederación Nacional de Autoescuelas).

Así las cosas, las pérdidas se cifran en miles y miles de euros para los centros formativos, incapaces de dar soporte a semejante demanda. Como no podía ser de otra manera, hay un gran descontento entre la administración, la CNAE y las propias autoescuelas. Fruto de esta tensión, son muchas las voces que reclaman la privatización del sector, propuesta a la que se oponen rotundamente desde la DGT.

¿Cuáles son las claves del colapso de las autoescuelas?

Podríamos señalar un amplísimo espectro de factores causantes de este declive, cuya curva se ha pronunciado en los últimos años como consecuencia de la crisis ecónomica. De hecho, y como veremos, todos ellos encuentran su raíz en esta coyuntura nacional.

se-agrava-la-crisis-en-las-autoescuelas-por-la-falta-de-examinadores-causas

Los tiempos de bonanza han quedado atrás, y la expedición de carnets de conducir se ha reducido en algunas provincias hasta casi un 50%. Las reducciones salariales entre los funcionarios y la presión del postulante han creado un clima hostil para la mayor parte de profesores y examinadores. No es ninguna sorpresa que los suspensos se han multiplicado, y que los costes para la consecución del permiso de conducir sacan la bestia de quienes se matriculan, desencadenando situaciones de conflicto con agresiones verbales y físicas. La baja laboral o el cese prematuro del examinador es moneda corriente estos días.

Resulta evidente que las autoridades deben proponer soluciones para reducir los costes en los centros y ayudar así a sus gerentes y al alumnado de los mismos. Las subvenciones y ayudas estatales o la implementación de aplicaciones para mejorar el sistema de organización (dado que la mayor parte de las autoescuelas continúan funcionando a la antigua usanza) puede ser un buen comienzo. ¿Y tú, qué opinas de la crisis de este sector? ¡Compártelo con nosotros!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


1 − uno =